en blog

Factores que condicionan el suelo agrícola

La calidad del suelo depende de los factores abióticos y bióticos. Cuando hablamos de factores abióticos nos referimos a los cambios que pueden darse en la naturaleza como por ejemplo las rocas que pueden alterar su forma o el cambio climático.

Factores bióticos son los que dependen de seres vivos como los vegetales, animales o el ser humano. La actividad del ser humano en la agricultura puede transformar notablemente las características de una superficie de suelo específico, lamentablemente en la mayoría de los casos es siempre para empeorarlo.

Lo peor de esto es que conseguir que un suelo degradado se recupere es altamente difícil y si o hacemos nada para frenar esto, evolucionaremos hacia una producción de alimentos con precios cada vez más altos y como consecuencia una gran cantidad de personas que no puedan acceder a los alimentos.

Ante el futuro que se prevé, con una sobre población que cada vez más demandará la tierra y el agua, sumado al cambio climático, la seguridad alimentaria depende de que entre todos seamos capaces de aumentar la calidad y el rendimiento de los alimentos que producimos utilizando suelos con todas sus propiedades.

Cómo cuidar el suelo agrícola

El 95% de los alimentos que consumimos provienen del suelo directa o indirectamente. La calidad del suelo es un factor decisivo en la calidad y cantidad de los alimentos.

No podemos actuar ante factores que no dependen de nosotros como los fenómenos meteorológicos extremos (inundaciones, sequías, tormentas) pero si que podemos hacer algo para frenar la degradación de la tierra.

El manejo sostenible del suelo requiere de la participación desde los gobiernos a los pequeños agricultores. Para estos últimos, el primer paso debe ser la concienciación en hacer un uso justicioso de los fertilizantes orgánicos y minerales, sobre todo aquellos tan contaminantes como el nitrógeno y fósforo.

Evitar la acumulación de sales en el suelo es un factor determinante ya que estas reducen el rendimiento de las cosechas y pueden eliminar por completo la producción agrícola.

El uso frecuente de fertilizantes unido a otros componentes , han llevado al aumento de la acidez de los suelos. El amoniaco en concreto es una de las importantes causas de la acidificación del suelo.

Respecto al agua de riego, si hacemos uso de un agua que contenga una importante cantidad de bicarbonatos de calcio y magnesio, podremos neutralizar la acidez del suelo. Sin duda, el riego por goteo ayudará a mantener el aporte adecuado de agua y fertilizantes en el suelo, si quieres conocer mejor cual es el sistema de filtrado más adecuado a las características de tu plantación no te pierdas el post: Sistemas de filtrado ¿cuál es el adecuado?.

Hay que tener en cuenta que cada especie de planta tiene unas necesidades nutricionales diferentes en el suelo, al igual que distintas profundidades en sus raíces. Si alternamos diferentes especies estaremos aportando a la tierra los nutrientes perdidos al cultivar, además también estaremos aportando soltura, oxígeno y resistencia a la erosión hídrica.

Entradas recomendadas

Deja un comentario